Los motivos de Ultraversal

Vivimos en una sociedad donde la desculturiza- ción y la mediocridad han crecido exponencial- mente mientras los escritores vemos desmoro-narse la literatura sujeta a la implosión mediante la cual, los que quieren cultivarla sin entenderla, detonan sus pilares.

Fundada en 2003 por Morgana de Palacios, Ultraversal.com es un proyecto cultural que reúne talento creativo, experiencia autoral y pro-fundo conocimiento, ajustados a una única y sólida premisa: «búsqueda de excelencia». Ha sido nuestra prioridad la creación seria y crítica, transmitir el acabado conocimiento de las reglas del arte y crear pensamiento de altura en todo aquel que se acerque a compartir nuestra voca-ción por la defensa de las letras que amamos.

Eva Lucía Armas

Recursos literarios (sexta entrega) » Por Enrique Ramos

Exclamación



Sexta entrega del estudio de Enrique Ramos
publicado en el taller de Ultraversal


Figura del pensamiento con que se manifiesta, expresándolo en forma exclamativa, un movimiento del ánimo o una consideración de la mente. Es la intensificación de la expresión emocionada de un juicio o sentimiento.

Véase el énfasis que imprimen las exclamaciones en estos versos de Garcilaso de la Vega:

¡Oh más dura que mármol a mis quejas,
y al encendido fuego en que me quemo,
más helada que la nieve, Galatea!

La exclamación como figura tiene mucha relación con la entonación del poema. Una sentencia aseverativa se caracteriza por comenzar con un tono bajo que se eleva hasta un tono medio, para terminar en un tono bajo. La exclamación ofrece una línea melódica marcada por un tono más elevado y con más altibajos en la modulación. Los cambios de modulación afectan al significado del poema, pero más aún al dinamismo que se aprecia en la lectura. Un poema construido a base de frases aseverativas tendrá necesariamente un tono más bajo que otro construido con sentencias exclamativas. Un poema construido en un tono bajo dará una sensación de monotonía, de letanía o de intimidad, mientras que uno construido a base de exclamaciones tendrá un tono mucho más vivo y agitado y un efecto retórico, como el que adopta un orador cuando está ante un oratorio y tiene un público abundante delante de sí.

Las exclamaciones pueden servir para enfatizar el poema en su conjunto o bien para producir pequeñas elevaciones de tono que pueden romper la monotonía de una línea melódica baja. La primera opción no suele ser muy eficaz en la poesía actual, ya que el mantenimiento de un tono elevado durante mucho tiempo termina pareciendo monótono, no menos que el mantenimiento de un tono bajo. Lo que rompe realmente la monotonía son los cambios, no el énfasis, al menos desde un punto de vista de la estética actual. Los poetas románticos, sin duda, no estaban muy de acuerdo con esta afirmación.

En nuestros días, un poema que abusa de la exclamación nos parece pomposo, grandilocuente y hueco, rebuscado y poco natural.

Fijaos en la sensación que produce la lectura de los siguientes versos, del Canto a Teresa, de José de Espronceda:

(...)
¡Oh llama santa!, ¡celestial anhelo!
¡Sentimiento purísimo! ¡memoria
acaso triste de un perdido cielo,
quizá esperanza de futura gloria!
¡Huyes y dejas llanto y desconsuelo!
¡Oh, mujer!, ¡que en imagen ilusoria
tan pura, tan feliz, tan placentera,
brindó el amor a mi ilusión primera...!
(...)

La utilización de los signos de exclamación para proporcionar un énfasis sobredimensionado a los versos fue un recurso muy utilizado en el romanticismo poético; hoy día la utilización desmedida de este recurso empobrece el poema, pues éste deja de sonar natural, dando una sensación similar a la que dejan unos actores que sobreactúan, es decir, no convence.

Obsérvese cómo en este poema Ángel González utiliza la exclamación con la máxima mesura, a fin de no comprometer la credibilidad del mensaje poético:

La trompeta

(Louis Armstrong)

¡Qué hermoso era el sonido de la trompeta
cuando el músico contuvo el aliento
y el aire de todo el Universo
entró por aquel tubo ya libre
de obstáculos!

Qué bello resultaba el estremecimiento
producido por el roce
de los huracanes contra el metal,
de los cálidos
vientos del Sur, y luego del helado
austral, que dio la vuelta al mundo.

El viento solano llegó lleno de luz
salpicando de sol y de verano.
El siroco dejó un poco de arena,
y el mistral
era casi silencio,
igual que los alisios.

Pero escuchad,
escuchad todavía
el ramalazo,
la poderosa ráfaga
que trae gotas de azul
y deja
sobre la piel
la húmeda caricia del salitre.

Un grito agudo interrumpió la melodía.

El artista, extrañado,
agitó su instrumento,
y cayó al suelo, yerta, rota,
una brillante y negra golondrina.

Es muy destacable la manera en que el poeta comienza empleando los signos de exclamación en la primera estrofa y cómo el lector, casi sin darse cuenta, continúa exclamando según sigue leyendo, sin necesidad de que exista signo de exclamación alguno, pero siempre sin perder la sensación de honestidad, de naturalidad que tiene el poema.

Aprovecho la ocasión para recordar aquí que los signos de exclamación son dos, uno de apertura y otro de cierre, y que se colocan al principio y al final del enunciado exclamativo. En castellano es obligatorio poner el signo de apertura, a diferencia de lo que sucede en otras lenguas, como el inglés. No ponerlo implicará, además de tratarse de una falta de ortografía, que el lector entonará de forma errónea hasta el momento en que termine de leer la frase, momento en que verá el signo de cierre, por lo que estaremos forzando al lector a releer para volver a entonar correctamente.


Enrique Ramos

PDF

Revista Ultraversal ed. nro. 8
Edición n.º 8

Revista Ultraversal ed. nro. 6 (especial aniversario)
Edición n.º 6

Revista Ultraversal ed. especial de Reyes 2016
Edición especial

Revista Ultraversal ed. nro. 3
Edición n.º 3

Revista Ultraversal ed. nro. 1
Edición n.º 1

Revista Ultraversal ed. nro. 7
Edición n.º 7

Revista Ultraversal ed. nro. 5
Edición n.º 5

Revista Ultraversal ed. nro. 4
Edición n.º 4

Revista Ultraversal ed. nro. 2
Edición n.º 2

Revista Ultraversal ed. nro. 0
Edición n.º 0

Etiquetas

Alejandro Pérez (1) Alejandro Salvador Sahoud (5) Alex Augusto Cabrera (2) Almudena Santalla (1) Ana Bella López Biedma (1) Arantza Gonzalo Mondragón (12) Artículos (22) Ayla Michelle (1) B.Kvekdze. (1) Carmen de Tomé (2) Carmen Jiménez (1) Daniel P. Ilardi (1) Edición especial de Reyes 2016 (28) Edición n.° 0 (17) Edición n.° 1 (23) Edición n.° 2 (20) Edición n.° 3 (18) Edición n.° 4 (19) Edición n.° 5 (19) Edición n.° 6 (18) Edición n.° 7 (18) Edición n.° 8 (17) Ediciones (10) Ediciones especiales (2) Editoriales (9) Elhi Delsue (1) Enrique Gutiérrez Isoba (1) Enrique Ramos (8) Entrevistas (8) Eugenia Díaz (4) Eva Lucía Armas (8) Galefod Gal (1) Gavrí Akhenazi (19) Gerardo Campani (4) Gildardo López Reyes (2) Gonzalo Reyes (3) Héctor Michivalka (3) Humanidades (10) Idoia Laurenz (1) Ilustraciones (1) In memoriam (8) Iosi Erdân (1) Isabel Reyes Elena (6) Javier Garrido Ramos (1) Joan Casafont Gaspar (3) Johann Sparragus (1) John Madison (2) Jordana Amorós (2) Jorge Ángel Aussel (5) Jorge Roussell Perla (1) José Carlos Hernández (2) José Luis Jiménez Villena (2) Juliana Mediavilla (10) Leo Zambrano (2) Los juegos del hambre (28) Luis García Centoira (3) Mabel Lemos (1) Manuel Martínez Barcia (4) Mar Gacía Romero (1) María Del Mar Lana (1) Mariví González (5) Máximo Pérez Gonzalo (1) Máximo Pérez-Gonzalo (1) Mercedes Carrión Masip (7) Miguel Palacios (3) Mirella Santoro (4) Morgana de Palacios (9) Nesthor Olalla (1) Novela (3) Orlando Estrella (3) Ovidio Moré (6) Poesía (80) Prosa (31) Recursos literarios (6) Reseñas (18) Ricardo Fernández Esteban (3) Ricardo López Castro (2) Roberto Quesada (1) Ronald Harris (1) Rosario Alonso (14) Rosario Vecino (3) Ruffo Jara (3) Silvana Pressacco (5) Silvio Manuel Rodríguez Carrillo (18) Vicente Mayoralas (2) Vicente Vives (2) Victoria Tejel Altarriba (1)