Un poema de Ana Bella López Biedma

Polvo de mariposas

Digo tu boca y digo mar en llamas,
toda de azufre y luz, y a la intemperie.
Con cada negación sobre mi vientre
digo tu boca y digo madrugada

hecha de pan y muérdago, lejana
constelación de sal, estrella inerme.
Y digo tentación, y digo puente
en el vacío azul en que me abrazas.

Digo tu boca oscura en el silencio
donde no cabe nada más. Te pienso
prolongación de piel sobre mis noches,

extrañamente mío, leve roce
de plenilunio. Hondo temblor, me existes
polvo de mariposas, fiero y libre.

Un comentario en “Un poema de Ana Bella López Biedma”

  1. Ya había leído este precioso poema en ultraversal en el que creo no deje mi comentario, me encanta como escribes y lo que me trasmites cuando leo tus trabajos.

    Abrazos.

Responder a Eugenia Diaz Cancelar respuesta