«Tríptico del trino», poemas de Jordana Amorós

Proclamación



Lo primero es el trino. Lo proclamo.
No el pan, el agua, el aire… y es que siento
que respiro con él y es el acento
encendido y vital lo que más amo.

La música serena es fundamento
de lo más placentero y fiel reclamo
de mi alegría , pues si así la llamo
pronto me llena el pecho de contento.

He compuesto, vaciándome en canciones,
tantos anuarios de mi biografía,
que es cada una la radiografía
más fidedigna de mis emociones.

Todo momento tiene su encanto y su cadencia
y yo cantando atrapo su más intima esencia .



Copulación



Tengo una espina que me está matando
clavada en la mitad de la garganta,
más que el brutal dolor, lo que me espanta
es poderla olvidar solo cantando.

No debes confundirte, si me escuchas
cantar desaforada noche y día,
no busques ni una nota de alegría
en mi voz…. de penares , sí que hay muchas .

Parece un desatino verdadero
de la Naturaleza , la imposible
copulación del cardo y el jilguero.

Pero quién calculó cuánta belleza,
un corazón prolífico y sensible
es capaz de exprimirle a la tristeza…



Bendición



Un nido de lunáticos jilgueros
debe okupar mi pecho desolado,
pues cantan cuando arrecian aguaceros
tanto como en un día soleado .

Acaso es que envolverse en armonía
pudierase ser la única manera
para amansar la voz de la jauría
de penas que nos sigue dondequiera.

La musical caricia no diluye
la angustia existencial , ni su arte ensalma
tanto quebranto que la vida incluye .

Pero su grata suavidad nos calma
un momento el dolor y constituye
un bálsamo bendito para el alma.


«Para la soledad», «No te juro», poemas de Carmen Jiménez Meneses

Imagen by Adrian Campfield

Para la soledad

Era mi travesía como un Nilo
surcado cada noche por cruceros,
viajaba entre palacios ancestrales
y amaneceres verdes recién hechos.

Hoy al pensar extraño vuestro ruido,
la casa, sin vosotros, es un túnel de espejos
bajo la luz desierta de un quirófano
donde operan los duendes mi esqueleto.

Ahora que mis huesos son al alba
peines destrenzadores de los vientos,
para la soledad quiero las alas
porque ella se escabulle en el silencio
como un pájaro libre que atisbara
la fruta inalcanzable que no encuentro.


No te juro

No te juro, si llegas a quererme,
fidelidad eterna. Yo no juro,
porque a veces nos llueve la nostalgia,
a golpes de latido alquitranado,
y nos crece en las alas la soledad de puente,
de algún éxodo antiguo.

Te prometo el presente de este instante:
una esfera candente de mi vida,
un incendio voraz contra tu boca,
una nave varada en tus adentros,
un ciego y loco anhelo, una franquicia,
dos estrellas fugaces que se chocan.

Los presentes ausentes: José Luis J. Villena – poemas

Huya el tiempo

A veces el pasado es el destino
del humo de la vida, de la farsa
del amor que, sin serlo, nunca fragua,
como nunca es el agua un espejismo.

Dejaré en la tristeza un verso escrito,
desamor, esperanza huera o vana
e igual que su sentencia el reo acata
yo quiero que después cunda el olvido.

Huya el tiempo también y su premura
por caminos o vientos muy lejanos,
que yo quiero de nuevo la dulzura

de tener el amor entre mis labios
como el sediento que abre dulces frutas
y se come la pulpa muy despacio.


El espejo

Tras el frío bruñido del espejo
de alinde en que te miro,
en el eco del silencio estás llorando
y lloras lágrimas de cristal molido
y lloras penas que son de hielo seco
y lloras como un desterrado
en el espejismo de tu dolor secreto.

Vives en una ciudad de vidrio y viento
que tintinea en mi cabeza,
casi rompiéndose cada día,
pero yo no sé quién eres tú
y tú no sabes por qué lloras.

Y yo que venía desarrimado
a averiguarte la esencia del alma,
héroe efímero de los escaparates…
y yo que deseaba beber el aliento
de cristal envenenado de tus labios,
amor cercano e intocable…

y yo que quería preguntarte mi nombre…


La mujer del secreto

La mujer que me lleva a la otra orilla
es un puente de sombras deshiladas,
un atajo a la gloria o al infierno
de un querer que me quiere a vida o muerte.

La mujer que me mata y me desea
es la maga que embruja mis sentidos,
la razón que se pierde con ungüentos
aplicados de noche y a escondidas.

La mujer que me guarda y que me aleja
trae un río de ayeres altaneros,
desaguando en las dudas del ahora
lo cierto y lo seguido de su estirpe,
y es un brote de piedra en el futuro.

La mujer del secreto que ella sabe,
lo desvela en las noches del instinto
y fía ciegamente a mi vigilia
su vida, que hace tiempo que es la mía.

Hay dos firmas de amor al pie de un trato
avalando la sangre y su bullicio
en los frágiles días que nos sueñan.


Nocturno

La noche se abre en una flor de brea
que naciera del tallo de lo oscuro
y derrama su efluvio misterioso
bajo una lluvia de marfil eléctrico,
de una luz que quizás sea de luna.

Camino en la quietud de las aceras
buscando una guarida que me ampare
y un bar es un lugar donde esconderse
para encontrar sosiego en una copa
y suponer tu cara entre las caras
que me miran mirando lo que miro.

No sabe nadie que te busco a tientas,
que me parece verte en algún rostro
o en el cristal narcótico de un beso
que me devuelve a ti,
a la derrota absurda de quererte
en unos labios de carmín postizo.

No estás y a la intemperie,
cuando las putas vuelven del infierno,
en esa hora turbia en que el delirio
tiene un aroma de flor del trasmundo,
sin aliento ni ruido vuela un ángel
que desangra en palabras su agonía
y un poeta se bebe los silencios
del amargo licor de los crepúsculos.

Nunca hubo un amor tan imposible.


In the road

Dejé que el coche fuera despacio y sin destino
hacia la noche albada del neón y el desvelo,
igual que un ángel roto volando al ras del suelo
la gloria me pillaba muy lejos del camino.

Por las calles oscuras, por las sombras opacas,
la gente de la noche peleaba su esquina
con la sed insaciable del vicio y la ruina
que, al hervir de la niebla, bullía en las cloacas.

Yo, que buscaba el rastro y el perdón del olvido,
devoraba kilómetros huyendo de lo inmundo
y drogado de pánico, conduciendo errabundo,
maldecía la suerte que tiene el forajido.

Repartía el semáforo en tres luces el mundo
y en la duda del ámbar me quedé detenido.


«Ars de un clandestino», tríptico de Silvio Rodríguez Carrillo

Imagen by Albretch Fietz

Al Prosor, Hamal, que muy a su manera me entrenó en la paciencia del que corrige.

Si te aplicas al ritmo y a la rima
es posible que logres universos
de palabras sedientas de la esgrima
que se nutre de santos y perversos.

Observa la canción que te lastima
el temple que procuran sus reversos
y entiende que el valor es lo que estima
la bestia que devora a los dispersos.

El camino es difícil, inseguro
se precisa de sangre por las venas
del rencor y de Roma en los latidos

si acaso se pretende que lo puro
no suene al rechinar de las cadenas
que burlan los poetas exigidos.

*

No creas que desprecio lo sencillo
de andar con claridad por los cuadernos
sin liarse en los oscuros laberintos
que imponen un formato a los momentos.

Yo también me prohíbo que los ritos
de un poema sometan a mis textos
a contarme privándome del brillo
que consigo al decirme sin sus metros.

Escribo valorando las palabras
sabiendo que me expongo a la caída
al acto del tropiezo en la carrera
que pretendo ganar con mis espaldas
protegiendo a mis manos de la herida
de exponer sin estilo mis certezas.

*

No importan los tropiezos, las deshoras
que implica el atreverse a profesar
las formas defendidas por los doctos
que hicieron de sus versos su legado.

Procurando alcanzar a la belleza
que se oculta sonriente en la grafía
del esteta mordaz, irreverente,
es normal lastimarse sin remedio.

Lo cierto que trasciende a los detalles
de dudas, desconfianzas y temores
se inscribe en el adentro del sentido,

en el pulso que empuja al buscador
a vivir en el borde de lo triste
por honrar sin errores su palabra.

«Exégesis», «De esperas», «A pura muerte», poemas de Ana Bella López Biedma

Imagen by Mollu Rose Lee

Exégesis

Agitas la distancia
como un pañuelo blanco contra el cielo.

Nada te toca afuera de tu llanto o tu risa.
Hombre de peces quietos sin escamas
que reniega del tacto de oleaje
y del mar hecho añicos.

Hombre de piel de herida, nunca dueles,
cara de mimo, toda escarcha y tajo
y siempre sangre adentro.

Te observo en el alféizar de mis noches
-de sábanas inermes-
bámbola apenas luz hecha de llanto,
mientras te boicoteas las esquinas
con papeles que crujen
como grillos pisados, o que cortan
la yema de los dedos con su látigo.

A veces me pregunto
cuándo tiembla tu arena
al contorno de espuma, o se derraman
flores incandescentes en tu boca.

Cuando la oscuridad
sueña renglones rotos en tu abrazo.


De esperas

Donde pongo mi voz, pongo la espera
y pongo mi silencio si es preciso.
Guardo en mi boca el sol más insumiso
y en la caricia soy blanca bandera.

Donde pongo el amor me ofrezco entera,
sin medida, sin precio y sin permiso.
Abraza al hierro mudo en compromiso
mi vocación tenaz de enredadera.

Donde muere la sal beso la herida,
donde brota la sangre más oscura
cierro con mis dos manos y en sutura

derramo mi agua clara, canto y vida.
De espera el corazón, sin parapeto,
hibernará a tu verso, tibio y quieto.


A pura muerte

Acomodo tu verso a mi costado,
una estatua de luz, un dios obsceno,
tan fieramente dulce que un pecado
me graba a sal tu lengua como un trueno.

Me tiembla el agua en tu reflejo armado
de níspero procaz, hirsuto y pleno,
que empujo a la pared en verbo osado
bebiéndome de un trago su veneno.

A plexo descubierto y piel devota
la lluvia escribe en piedra los vaivenes
que anegan mi garganta gota a gota

y desanuda el sol de mi cordura.
Guardo el último canto en que te avienes
y abrazo a pura muerte tu ternura.

«Deforestado», «Yo conmigo», «Otro año el mismo año», tres sonetos de Jorge Ángel Aussel

Deforestado

Me estás talando, vida, ¿y qué me queda
más que el sabor de este saber que vivo
subyugado al vaivén reiterativo
de un golpe que a otros golpes anteceda?

Cada vez que tu brazo retroceda
lo hará por el intrínseco motivo
de retornar a mí mordicativo,
en su obcecada vocación de rueda.

Cuando paso por una buena racha,
sé que tus párpados de mal agüero
a paso raudo mostrarán la hilacha.

En tus iris el brillo es traicionero,
pues todo lo que brilla es el acero
de la implacable hoja de tu hacha.



Yo conmigo

Me quedé con mi sombra en esta casa
tras que irrumpiera tu violento ocaso
como un tsunami que voraz arrasa
sembrando la catástrofe a su paso.

Me quedé con la duda que me abrasa
de si te fuiste, me dejaste acaso,
o te inmolaste en tu conciencia escasa
de que te consumías con el faso.

Me quedé con mi amigo el enemigo
del aislamiento, en este yo conmigo,
más que en la soledad, en esta herida.

Me quedé simplemente de no irme
mientras trataba de reconstruirme
aunque tu muerte me matara en vida.



Otro año el mismo año

Es otro Año Nuevo sin tu abrazo
cuando marca el reloj que son las doce,
sin tu emotivo llanto, sin el goce
de estrechar con las copas nuestro lazo.

Es otro enero donde el cimbronazo
de este mañana que te desconoce
hace que la nostalgia me destroce
al tumbar mi cabeza en su regazo.

¿Pero es un nuevo año o es el mismo
mudando el tegumento en este abismo
en que la muerte brinda a tu salud?

¿Es otro año o me parecen otros
y los años transcurren sin nosotros?
También mi nombre estaba en tu ataúd.


«Llueve», «Tiempo de bruma», «Soneto de invierno», tres poemas de Ana Bella López Biedma

Llueve

Me crecen las ortigas en la boca
donde antes sólo había un mar de espliego.
En tus manos de azogue y voz de fuego
lo que fue pedernal se ha vuelto roca.
Mi piel no se equivoca.
Soy el hambre que existe entre dos despedidas
o el olor de estas lágrimas suicidas
que siempre se deslizan por mi cara.
Mi vocación de beso y almazara
no llega a tantas vidas.

La espera se hace líquida y fecunda
en todos los espacios de mis noches.
Mientras en las aceras, los parques y los coches
llueve ausencia de ti, llueve e inunda
cada rincón. Como una flor rotunda
crece el dolor, un agujero espeso
que rompe cada luna, cada hueso
entre sus dientes de alimaña impía.
Llueve y no hubo nunca mas sequía
en este corazón torpe ex profeso.

Tiempo de bruma

Hay días largos y fríos,
como una tundra infinita
que se extiende ante los ojos
y nunca se va. Proscrita
del paisaje de la piel
huye la vieja alegría,
mientras las ausencias clavan
su silencio en las costillas.

Me rebelo en soledad
a la muerte sin orillas
que se lleva los pedazos
de la que fue nuestra vida
en un hermano, una madre,
viejos, jóvenes, chiquillas…

Nadie se escapa al abrazo
del adiós. Y aunque no olvida
nuestra realidad presente
el puntal de tanta herida,
hay que honrar al que no está
con cada sol que nos brilla.
Nada nos cabe en el hueco
de un corazón a medida
que nos completaba ayer
y hoy es sombra en cada esquina.

Pero el tiempo, hecho de bruma,
se está yendo de puntillas.

Hay que soltar la tristeza
del pasado retenida
cuando una mano aparece
como un pájaro suicida
para ventilar la casa,
sacudir las esterillas
y llenarnos el jardín
de guirnaldas y bombillas.

Dejar que nos vuele adentro,
y que pose su caricia
en el alero del mundo
donde todo va deprisa.
Que nos sosiegue las nubes
y nos respire de brisa.

Que recuerde quiénes somos,
esa espontánea alegría
que se anida en nuestra boca
cuando se encuentran las risas
y chocan en la distancia
como dos locos tranvías.
Ese tiempo compartido
donde no caben mentiras,
y las promesas se cumplen
y los tiempos se apaciguan.

Soneto de invierno

He bailado en el agua frente a frente
con tu ausencia de páramo. Desnuda
he rozado tu prisa que se muda
dejándome su rastro de aguardiente

en la garganta de soñar. La gente
ha pasado por mí sin ver que, aguda,
se clava la palabra de tu duda
bajo la piel de mi coraza. Miente,

porque no quiero desvivir contigo
si me dejas las manos sin abrigo.
Por ti el milagro, tú sembraste eterno

la flor exuberante en mis despojos
y brotó tierra y agua. Ahora el invierno
ha vuelto a la ciudad que hay en mis ojos.

Cinco poemas de Morgana de Palacios

Acto de fe

en una flor cortada se ha resumido un hombre
que es todos y ninguno

porque nombra la flor la flor existe
para adornar el pelo de mi ausencia

puede con la palabra
derrocar el gobierno de los tiempos de estío
y convencerme de que el sol no brilla
más que para mis ojos
si los abro

puede inventar ciudades donde perderse un día
por calles peligrosas
y como Dios
resucitar los muertos de sus tumbas de olvido

puede traer la muerte de la mano
de tanto no quererme y tanto amarme
con la contradicción del desencanto
enganchada en los labios de la infancia
y en un torneo antiguo
cubrirme de tarántulas
por creer que me gustan sus cosquillas morbosas

puede decir amor y hacer que bulla
el avispero de sus desazones
y que se abran los muslos con la palabra sexo
conduciendo la mano de la mas-turbación

tan lejos y tan cerca

inexplicablemente

en su palabra se resume el hombre
y es todo cuanto ha escrito
porque nada le obliga a pronunciarse
ni a salir de sus fueros
más allá de que sea otra palabra
la manipuladora de su instinto
concentrada y procaz como una puta ciega
sobre los genitales del futuro

el aire es una Biblia con su nombre
temblando en la portada

soy un acto de fe inquebrantable
con la palabra ausencia en la mirada



El límite de lo real

Uno es lo que escribe
y crea realidad al hacerlo.


La clave está en sentir.

Entonces es real y en el instante
que digo mano, creo la caricia,
y donde digo amor, estoy amando
y donde digo ausencia me faltas en la nuca
y te falto en el pecho que no tocan los dedos.

Seas quien seas, me haces y te haces
en la onomatopeya de una carcajada
en la dilatación de la pupila ante la luz del monitor
en un reflejo simpático en cualquier lugar del cuerpo.

Qué otra cosa soy que la palabra
con que me pones rostro y das la vida,
qué otra cosa eres que el deseo oscilante
de todos los vocablos con que arraso a tu ausente.

Bah
¿De qué cuento has sacado que necesito un príncipe
que me sostenga el cetro y la corona?
De qué dignidades me hablas
si en esta violencia admonitoria
soy sólo una mujer allende el miedo
que tiembla ante las ganas que tienes de morirte.

No hay nada que entender.
Alguna vez quiero cerrar los ojos
y descansar de tanta despedida.

Sólo me tienta el arco de tu boca,
y será porque aún
me sabes a milagro.



Guerra civil

Olvida lo siniestro del presente
como lo olvido yo cuando me miras.
Sólo has de detenerte, mientras matas,
un segundo en la piel de mi suicida.

Hay tanta muerte suelta por las calles
que quejarme de ausencia es egoísta,
pero lo cierto es que me da vergüenza
apiadarme de mí con preceptiva,
si no te apiadas tú. Tú que sí puedes
alzarme de este suelo con ortigas,
sujetarme en el aire contra ti
y soltarme las trenzas de la risa.

Hoy me duelen las sienes de pensarte
y no sé convivir conmigo misma.

Esta guerra civil del alma adentro
me está volviendo dulce y asesina.



Desangramiento de los días

Mientras tu voz me pisa los talones,
tu mano
que escabulle ternura
me perfuma de ausencia la memoria
de lo que pudo ser pero no fue.

Debo cortarme el pelo que ha crecido contigo
en el desangramiento de los días
y se me ha vuelto agreste y desmadrado
como un nido de cuervos
en disputa
por una presa muerta.

La muerte nunca llega
en estas estaciones dolorosas
que no terminan de acabarse nunca,
donde la carcajada es el prozac
que evita los suicidios.

Te apuesto lo que quieras
a que me moriré cuando el disturbio
vomitando indolencia
baje todas sus armas y tu mano
por fin haya aprendido la caricia
que nunca te enseñé.

¿Y qué?

Nadie dirá te amo
con tantos alfileres clavados en el llanto.

Yo tampoco



Canto fúnebre

Siempre es ayer para algunos dolores
porque no existe placebo piadoso
para el agudo dolor luminoso
que prende el cirio de sus amargores.

No pasa el tiempo ni crecen violetas
sobre la tumba del prístino duelo,
ni se apaciguan sus ojos de hielo
cuando disparan impías saetas.

Siempre es ayer, aunque pasen los años
sobre el dolor que no sube peldaños
de la escalera que lleva al olvido.

Que siempre es hoy, y es aquí, y es ahora,
en el dolor que me ataca a deshora
por la tragedia de haberte perdido.

Morgana de Palacios – España

Green by Nika Akin

Virtus

dulce naranja al sol puedes abrirte
sensual-desinhibida
que un trocito de enigma
algo así como un nimbo
un aura ensimismada de misterio
juega y se mimetiza con tu sombra
de modo que jamás de los jamases
pueda dañarte nada
si tú no lo consientes

aquí puedes dar paso a Atila y su caballo
de desaforados belfos
o a cualquier Minotauro enfebrecido
y dejar que mastiquen tus gardenias
mientras piensas sonriente
en el modo de hundirlos
comiendo displicencia con forma de manzana

se enamoran de ti arrebatadamente
entes de sexo activo y todos los pelajes
aunque estés muerta y harta de gritarlo

o te odian a muerte
porque no tienes ojos suficientes
para mirar los suyos

los griteríos no asordan demasiado
por más que las calumnias tengan los pies ligeros
y los motines de látigos y espuelas
duren cuatro semanas de diez a una
y nos despedacemos
con la misma pasión que nos amamos
y la misma llovizna de bytes silenciosos
sobre nuestras cabezas de cristal

aquí es de lo más normal
que un hombre se te pose entre los labios
jugando a ser el único
que te insemina de voces fantasmales
con seis nombres distintos
y un rostro atemporal por cada luna incruenta
que se te va perdiendo en la memoria
hasta que se convierte en el de todos

aquí los pájaros del miedo
te pican en los globos oculares
y acabas confundiendo el humor vítreo
con lágrimas de amor y desconcierto

y para colmo aquí
se cuelgan junto al hastío
en el perchero del placer onanista
el ángel con el diablo
la golfa con la decente
el feroz con el manso
el alba con el crepúsculo
y nunca sabes bien a qué atenerte

ojalá fueras virtual
un virtual hijo de puta

no me dolerías tanto

Virtuo – sismo

I

Llegar al corazón en la distancia
a través de un cristal sin abertura
es un misterio azul: literatura
que pulsa o no, la ajena circunstancia.

Se llega al corazón en la oscitancia,
y sin querer quemar, la quemadura
resulta inevitable en la espesura
de este infierno de letras y arrogancia.

Abres una ventana y el demonio
te pide en sacrosanto matrimonio
por jugar a sentirse un poco humano.

Y el humano piadoso y sensitivo
se disfraza de Daemon abrasivo
por fundir corazones con la mano.


II


Hay hombres irreales de olor inexistente,
manos de tan inciertas rompedoras de tedio,
hologramas palpables de paso en un asedio
férreo sobre el latido real del subconsciente.

Hombres de tan sin nombre, clavados en la frente,
sentados a horcajadas del frágil intermedio
entre un sueño de azar -esclavo sin remedio-
y el libertario afán de un drogodependiente.

Hombres que siembran dudas si se visten de luces,
que marcan sin saberlo tu muerte con sus cruces,
transeúntes pausados del cuerpo dolorido.

Hombres que sin ser hombres son hombres que deduces:
fantasmas de los versos de oscuros tragaluces
que pueblan el misterio del instinto dormido.

Carmen Jiménez Meneses – España

Virtualismo

Mi zona de confort está en la brega
de la realidad más inmediata,
remangada hasta el codo en la refriega
para dejar mi huella sin postdata.

Más allá de beber de algún colega
en sus fuentes de más reciente data,
al emporio virtual estuve ciega,
me acostumbré a vivir a raja y cata.

No medió postureo ni codicia
ni exhibición de insólitos quehaceres
para ejercer mi yo ni mis deberes
en las distancias cortas, sin franquicia.

Analfabeta soy del virtualismo.
Que me crean o no, me da lo mismo.

En lo virtual

Existen los amores verdaderos
ciertos como la luz, como las sombras,
sin atisbo de engaño ni de sexo,
fieles sin condición como la aurora.

Una pasión común los implosiona,
y las notas del yo vibran de anhelo
como un diapasón que emite ondas
en la extraña frecuencia de lo eterno.

Son amores que tienen de la muerte
lo mejor, lo profundo, lo inmutable
y de la vida tienen la hermosura

de una preñez ingrávida y creciente
que abraza los silencios y nos late
íntima en la distancia cual la luna.

Jordana Amorós – España

Likes y corazones

Vender intimidades
está de moda por lograr millones
de artificiosos likes y corazones
en este circo de las vanidades.

Por más que yo me entrego,
verso a verso, a mostrar mi alma desnuda,
nadie puede tener ninguna duda
de que no me involucro en ese juego.

Lo hago porque a ratos me divierte
y me ayuda a olvidarme que la muerte
nos sigue y nos asedia.

Y si es que tengo suerte,
con mi palabra esbozo el aguafuerte
de una vida y su ruin tragicomedia.

Derribando murallas ( Más turbaciones)



Nadie ignora que existe el autoengaño,
esa especie sutil y elaborada
de mentira piadosa que nos contamos todos
creyendo que nos salvan, sin saber
que las más de las veces nos condenan.

Dudad de quien proclame
que puede concebir un horizonte
cuando no hay unos ojos que le digan
que para ellos es un ser valioso.

Que camine hacia ellos
y por ellos.

Es algo irrenunciable
intentar demoler las sólidas murallas
de nuestros más adustos
castillos interiores.

Tratar de conquistar
la falsa sensación de cercanía,
disfrutando el placer del abrazo del otro,
incluso permitirnos
sentir la turbación, rayana con el éxtasis,
de su afilada espina.

¿ Quién rehuye
aquello que lo enerva?

***

Hoy a muchos les basta
apretar un botón y zambullirse
en la maraña inmensa de las redes tejidas
poniendo en comunión
alta tecnología y exhibicionismo.

Y practicar la apnea…

Todo está en agenciarse un buen esnórquel
diseñándose a pulso un avatar
resultón y algo cínico,
capaz de respirar sin despeinarse
en los ambientes tóxicos.

Yhomisma,
¿ acaso soy yo misma o me construyo
a base de creerme mis propias invenciones?

Supongo que no soy mejor que nadie
ni peor que cualquiera.

Todo vale, eso dicen,
para enfrentarse a la tan consabida
batalla de los egos
en la que todos somos perdedores.

Nos priva, más que nada, del lujo diminuto
de degustar a fondo ese bocado
de la realidad
en que un alma derriba sus recelos
y sin temor se ofrece a nuestros apetitos
semejante a un poema,
rezumando impudor e indefensión,
desnuda de artificios
hasta volverse
transparencia capaz de lacerarnos
y hacerse deseable ,
apariencia virtuosa ,
tentación
ferozmente exquisita,
dulcemente perversa .

¿Para cuándo el reclamo
de los tibios aromas?

¿ Cómo lograr que viaje por el éter
la calidad del tacto?

El consuelo infinito
de sentir cómo arden las pieles redimidas
que todos tanto anhelan.


***

Siempre lo sospeché,
la soledad,
este es, y no otro, el justiprecio,
que debe de pagar el ser humano
por el don de la vida.

Y su culminación
este castigo refinado y triste
de ensimismarse compulsivamente
en sus masturbaciones
mentales
-o no tanto-
con siete mil millones más de sombras solitarias
por toda compañía.

!Viva el triunfo
total de la demencia!


Silvio Rodríguez Carrillo – Paraguay

La partida

Enciendo el túnel temporal, los monitores,
y el chat de siempre en el horario convenido,
sabiendo bien que no será de las mejores
la densa charla que tendremos intranquilos.

Me pesa el tiempo que me ocurre por las noches
buscando el tacto con palabras, lo distinto
de andar el triunfo en el cristal, con relaciones
virtuales, simples, repitiendo un algoritmo.

Apago el llanto de mi mente que reclama
su carne cierta, lo palpable sin distancias,
y finjo ganas, un deseo sin espinas.

Me juego el nombre en el teclado, la partida
que nadie gana sin mentirse, sin mancharse
de huecos rotos la mirada y el lenguaje.

¿Es posible el amor a la distancia?

Si el amor que los une es perdurable
salvando la distancia, que claro, siempre es mucha
es la cuestión terrible que no dices
y que cualquiera sabe te ha llenado de dudas
ahora que ha viajado a otro país.

¿Cómo andar en pareja sin caricias profundas
aliviando o avivando lo que el cuerpo
sabe exige y pretende tras la jornada dura,
que toca en todos lados si el camino
es el de quien intenta lograr hacer fortuna?

¿Con qué libro o película de santos
desviarías los celos que cada día suman
agobio y malestar a las llamadas
que el otro no contesta, fijando en la penumbra
su condición de herida sin testigos?

Si lo miras despacio -midiendo la conducta
de los hombres gregarios, sin excesos,
y la de las mujeres que juegan como adultas-
verás que sí se puede, aunque depende
de si el macho es capaz, sin lápiz y sin pluma,
de alcanzar a su bella con lo suyo
con eso que define si va de envergadura.

Silvio Rodríguez Carrillo

Saboreando el antes

Repaso mi silencio envuelto por sus ojos
de selva que no acaba, de colores cambiantes
como el oro impreciso de todos los instantes
que su pelo derrama venciendo mis cerrojos.

Furtivo, con sus manos inquietas y anhelantes
presionando mi espalda -mi histórico de arrojos-
accedo a su humedad, orquídea que sin rojos
se nutre de mi lengua saboreando el antes.

Sus latidos de diosa acompasan el río
que arde en mis adentros, desbancándole el frío
tan solo con mi carne de novicio irredento.

Como un golpe de nubes se derrite en mi aliento
destrozando el pretérito de mis hombros arcanos,
sonriendo satisfecha su saber de veranos.

Jordana Amorós

Siete velos (Salomé)

Siete velos, evocación sedosa
del paradigma urente de la duda
que despierta el anhelo y que lo anuda
a la sublimación casi virtuosa.

Mirad a Salomé, parsimoniosa,
se sabe deseable y se desnuda
ante el ojo expectante, en una muda
demostración de hembra poderosa.

Se trata de que no se apague el fuego
de la provocación, que hará la espera
frenesí y a la vez desasosiego.

Hay algo en este juego que fascina…
La chispa de pasión se vuelve hoguera
ante la brasa viva que adivina.

Silvana Pressacco

Tango

Quisiera que arrastremos nuestros sueños
a bordes indecentes, como el tango
y ser revolución en un compás prohibido
bajo los farolitos de un suburbio.

Fundirme en un abrazo apasionado
de piernas y mejillas, mientras arde
la música en un corte o firulete.

Quisiera mi cintura dormida en tu rodilla
y tus manos haciéndome camino
mientras nuestras miradas se confiesan.

Quisiera ser un huracán sensual
detenido en tu pecho y bebernos así
el aire que distancia nuestros besos.


Breve

Apenas respiro mientras percibo las líneas cálidas que dejan las yemas de tus dedos sobre mi vientre y en esa quietud que adopta mi cuerpo siento cómo se magnifican todos los sentidos.