EDITORIAL

Imagen by Mostafa Meraji

«El tiempo como territorio», por Silvio Rodríguez Carrillo

Quizás te ha pasado que estando en la fila del supermercado, desde un lado alguien se te acerca, tanto, que puedes casi sentirlo. Como te produce una sensación molesta, casi inmediatamente y por reflejo, intentas dar un paso más hacia la caja. Esto sucede porque tenemos, de manera natural, la necesidad de un territorio espacial básico, que hace reaccionemos cuando nos sentimos invadidos. Puedes hacer la prueba en diversas situaciones, observando o actuando, y verás que los individuos intentarán conservar su espacio vital instintivamente, siempre que puedan. Esto es: A se alejará del desconocido B, si este invade su espacio vital.

Bien mirado, incluso un escritorio puede convertirse en un territorio. Imagina que estás observando una entrevista entre dos contertulios (A y B), ambos, a cada lado del escritorio, sentados en sillas. Estando A con los codos sobre el escritorio, B, normalmente, permanecerá con la espalda apoyada en el respaldar de su silla. Ahora, si operase un cambio de postura y B pasase a apoyar sus codos sobre el escritorio, lo normal es que A retroceda y apoye su espalda en el respaldar de su silla. Estos son gestos corporales, derivados del principio de territorialidad y que, en parte, estudia la proxémica.

Es fácil entender la importancia que tiene el territorio. Y debería ser fácil, entonces, entender que así como para nosotros es importante contar con un territorio, que así como para nuestra familia es fundamental tener un territorio, así mismo es importante y fundamental para cualquier persona y/o su familia contar con un territorio. Si de familia vamos a nación –recordando que posiblemente pertenezcamos a alguna–, debería de ser sencillo de entender cuán importante y necesario es, para cualquier nación, contar con un territorio. Así, debería ser sencillo entender cuán nefasto es que invadan nuestro territorio, ya sea individual, familiar, o nacional.

Pero el territorio no es sólo un “espacio”, no acaba con lo espacial. Así como “el trabajo no es un lugar”, así mismo, el territorio no se limita únicamente al espacio. Existe otro factor y que también cuenta como territorio, y ese factor es, justamente, el más precioso que tenemos, dada nuestra condición humana: el tiempo. Si un auto nos bloquea la puerta del garage nos invade el territorio espacial, pero si además hace que lleguemos tarde al trabajo, también nos invade el territorio temporal. Aquí, lo insoportable es la gente que anda invadiendo territorios sin ni siquiera darse cuenta.

Es por esto que así como defiendes tu jardín o el patio de tu casa y no dejas que cualquiera lo invada, del mismo modo no debes permitir jamás que nadie invada tu tiempo, porque es un territorio que debes defender y enseñar a respetar, con el ejemplo por delante. Considera que, a diferencia de unos cuantos metros cuadrados que puedas llegar a disputar con un vecino, el tiempo no lo puedes recuperar y, como a ciertas personas no las vas a cambiar, mejor evita a aquellas para las que “el tiempo como territorio” vendría a ser como “la dimensión desconocida”.

«Autor de élite I y II», por Silvio Rodríguez Carrillo

Ahora que terminaste de escribir tu libro, ¿sabes qué necesitas para publicarlo exitosamente?

Si no tienes experiencia en publicar libros es muy probable que cometas algunos errores al subir el tuyo en alguna plataforma. Verás, aparte del diseño interior (maquetación) y el diseño exterior (cubierta), para que tu publicación sea exitosa debes tener en cuenta algunos factores que los autores de élite saben que son imprescindibles.

Ahora puedes acceder a todo el recorrido que implica la publicación de un libro, desde su concepción hasta su puesta en venta en las plataformas y, además, conocerás los tres pilares sobre los que se edifica toda publicación exitosa. Este trabajo incluye enlaces con contenido de gran calidad para que sepas desde cómo encarar las publicaciones en tu blog, hasta ejemplos de los errores no forzados que tus competidores han cometido.

«De armas y alas ultraversales», poema de Silvio Rodríguez Carrillo

Imagen by Mehemet Turgut Kirkgoz

El conocimiento conduce al Amor, y el Amor conduce al conocimiento, son inseparables.
Smarc.



A Morgana y a Gavrí.



La palabra correcta en su metro y su rima
se convierte en peligro, en el arma terrible
que sonriente utiliza el poeta de altura
sin mostrar las costuras, los cortes horribles,
el envés de sus versos precisos y bellos.

Exorcista inefable, alfarero de estirpe
el orfebre de letras consigue sus alas
acechando la zarpa dorada del tigre,
releyendo la sombra de todas las nubes
en el antes de Adám y los frutos del crimen.

Transcurridas las horas, los años, los versos,
se conoce el amor, la unidad, los jardines
que florecen azules –hebreos o hispanos–,
los colores, las luces –entonces decibles–,
el valor de las pausas en todos los ríos.

Lo viví, de primera escritura, sin rifles
apuntando mi sien, con ejemplos enormes
presionándome a ser en mi letra sin límites.

«Ars de un clandestino», tríptico de Silvio Rodríguez Carrillo

Imagen by Albretch Fietz

Al Prosor, Hamal, que muy a su manera me entrenó en la paciencia del que corrige.

Si te aplicas al ritmo y a la rima
es posible que logres universos
de palabras sedientas de la esgrima
que se nutre de santos y perversos.

Observa la canción que te lastima
el temple que procuran sus reversos
y entiende que el valor es lo que estima
la bestia que devora a los dispersos.

El camino es difícil, inseguro
se precisa de sangre por las venas
del rencor y de Roma en los latidos

si acaso se pretende que lo puro
no suene al rechinar de las cadenas
que burlan los poetas exigidos.

*

No creas que desprecio lo sencillo
de andar con claridad por los cuadernos
sin liarse en los oscuros laberintos
que imponen un formato a los momentos.

Yo también me prohíbo que los ritos
de un poema sometan a mis textos
a contarme privándome del brillo
que consigo al decirme sin sus metros.

Escribo valorando las palabras
sabiendo que me expongo a la caída
al acto del tropiezo en la carrera
que pretendo ganar con mis espaldas
protegiendo a mis manos de la herida
de exponer sin estilo mis certezas.

*

No importan los tropiezos, las deshoras
que implica el atreverse a profesar
las formas defendidas por los doctos
que hicieron de sus versos su legado.

Procurando alcanzar a la belleza
que se oculta sonriente en la grafía
del esteta mordaz, irreverente,
es normal lastimarse sin remedio.

Lo cierto que trasciende a los detalles
de dudas, desconfianzas y temores
se inscribe en el adentro del sentido,

en el pulso que empuja al buscador
a vivir en el borde de lo triste
por honrar sin errores su palabra.

Dolencias de un bastardo, poema de Silvio Rodríguez Carrillo

Imagen By Stefan Keller

Dolencias de un bastardo

Buscando tu voz en la luz intranquila -que tiembla
de noche invernal sin un vino dispuesto en su vaso-
me arritmo a la calle de extraños fantasmas sin nombre,
con algo de cobre en mi ruin billetera amorosa,
por ver si te pillo llenando de verbos la nada.

Camino lo oscuro, el perfume lejano y sencillo
que dejan tus alas quemadas torciendo la suerte
de tanto pendejo sin gusto, de tanto doctor
que cree que el arte consiste en hartar de basura
el pulso inocente del hombre que olvida ser uno.

Si fijas el foco, la lente, verás que al seguirte
–los pasos, los sueños, la historia indecible y audaz
de todas tus fallas y aciertos– consigo alegrías
que sólo capturan los tigres, las osas, los solos;
aquellas que gozas sabiendo de un otro en tu sangre…

No, perdona.

Perdona si paso de ritmo, si acaso insinúo
el porte del alfa que sella sin prisa en sus labios
la ausencia de paz si le falta su chica de bucles;

si inquieto tu siesta buscando le impongas tu estilo
de cálida sierra a los huecos que horadan mi mente
por ser de tus manos el hijo insondable, el bastardo.

Silvio Rodríguez Carrillo – Paraguay

La partida

Enciendo el túnel temporal, los monitores,
y el chat de siempre en el horario convenido,
sabiendo bien que no será de las mejores
la densa charla que tendremos intranquilos.

Me pesa el tiempo que me ocurre por las noches
buscando el tacto con palabras, lo distinto
de andar el triunfo en el cristal, con relaciones
virtuales, simples, repitiendo un algoritmo.

Apago el llanto de mi mente que reclama
su carne cierta, lo palpable sin distancias,
y finjo ganas, un deseo sin espinas.

Me juego el nombre en el teclado, la partida
que nadie gana sin mentirse, sin mancharse
de huecos rotos la mirada y el lenguaje.

¿Es posible el amor a la distancia?

Si el amor que los une es perdurable
salvando la distancia, que claro, siempre es mucha
es la cuestión terrible que no dices
y que cualquiera sabe te ha llenado de dudas
ahora que ha viajado a otro país.

¿Cómo andar en pareja sin caricias profundas
aliviando o avivando lo que el cuerpo
sabe exige y pretende tras la jornada dura,
que toca en todos lados si el camino
es el de quien intenta lograr hacer fortuna?

¿Con qué libro o película de santos
desviarías los celos que cada día suman
agobio y malestar a las llamadas
que el otro no contesta, fijando en la penumbra
su condición de herida sin testigos?

Si lo miras despacio -midiendo la conducta
de los hombres gregarios, sin excesos,
y la de las mujeres que juegan como adultas-
verás que sí se puede, aunque depende
de si el macho es capaz, sin lápiz y sin pluma,
de alcanzar a su bella con lo suyo
con eso que define si va de envergadura.

Silvio Rodríguez Carrillo

Saboreando el antes

Repaso mi silencio envuelto por sus ojos
de selva que no acaba, de colores cambiantes
como el oro impreciso de todos los instantes
que su pelo derrama venciendo mis cerrojos.

Furtivo, con sus manos inquietas y anhelantes
presionando mi espalda -mi histórico de arrojos-
accedo a su humedad, orquídea que sin rojos
se nutre de mi lengua saboreando el antes.

Sus latidos de diosa acompasan el río
que arde en mis adentros, desbancándole el frío
tan solo con mi carne de novicio irredento.

Como un golpe de nubes se derrite en mi aliento
destrozando el pretérito de mis hombros arcanos,
sonriendo satisfecha su saber de veranos.