Orlando Estrella – República Dominicana

Virtualidad de lo quimérico

Una sombra me visita



Mujer, cuando percibas la sombra que se exhibe
en los tiempos difíciles, mírala sin recelo
que puede ser un niño jugando a ser mi ángel
o si por el contrario
quiere que lo recuerde como un dardo letal,
no lo creas con saña.

Él es un inocente en busca de respuestas,
de por qué un hijo e puta se sumió en la catástrofe
trepándose a las nubes queriendo sofocar
las llamas en que el hombre
y sus propias miserias
se consumían
en vez de susurrar una canción de cuna
a parte de su sangre.

Esta bruma será como un eclipse
que me acompañará, igual que un talismán
perdido en el desierto
escondido en la arena esperando las aguas
que quizás nunca lluevan para salir a flote.

Hijo, ¿Sabes de mí?
También busco respuestas.




Soldadito de cuerda

Si miro tu fantasma por las noches,
y no hiede a podredumbre de cadáver
es que sigues tan viva como en aquellos tiempos.
Tan dinámica como esos corceles
libres en la pradera detrás de un horizonte
no importando cuan lejos estaba de tu lar.

Tarareabas siempre “soldadito de cuerdas”
y parlabas que había que clavarme una estaca
en el centro del pecho -como a cualquier vampiro-
para hacer que brotara el fuego por mis ojos,
y pudiera salir de un letargo quimérico
mientras tú cimbreabas tus sueños a mil pies,
allá en lo alto.

La cuerda se gastó y tuve que crear
energías internas como esos chips robóticos
que nunca se degradan y seguirán aún
después de muertos.

Sí, después de enterrado,
lo poco que habré escrito, me mantendrá con vida,
pues no estarás para romperme el tórax.

Conversa con nosotros