«Nocturno del lobo», «Turno de noche», «Tarareo nocturno», poemas de Juan Carlos González Caballero

Imagen by Riya Mishra

Nocturno del lobo


La luna creciente se dibuja apenas
en un cielo opaco con su uña fina
y poco ilumina los ruidos de pasos
por estas aceras de hierbas oscuras,
entonces comprendo que el libre albedrío
sorprende e irrumpe por grietas y huecos
con esa belleza que tiene lo oculto
por tanto hormigón y tanta ceniza
de tráfico en horas carentes de fin.

Es noche de lobos que intuyo acercarse
bajando del monte en busca de signos
que muestren que siguen sus calles vacías,
sus cuevas y páramos, su antiguo reinado
de caza y violencia de diente que ataca
el miedo al silencio de víctimas tiernas.

Dejadme tranquilo andar el crepúsculo
oyendo el sonido de cómodos sueños
de urbe que cierra y blinda sus casas
al ser que mastica ideas de furia
que crecen en mí al tiempo que engorda
la luna que ordena todas las mareas
y muta mis pieles en bestia del hombre.


Turno de noche



Todo pasa, te dicen los que pasaron antes.

A pesar de no haber estado nunca
tan despierto
en ciclos que se acaban con un rayo de sol,
te preguntas porqué no se ha fijado en ti
esa radiante luz.

Se convierte en un hábito mortal
aceptar la vigilia como vida
sometida a los párpados.

Llegas a verlo todo con los ojos perdidos
de un corazón que late detestando la música
pero aprende muy rápido de los momentos cortos
afilando un sentido de humor surrealista,
diseñando los chistes que se cuentan en serio.

Aquello de lo joven que es la noche
te parece una broma desfasada;
un verso de un neón a punto del descuelgue
para luego partirse
en mil lágrimas sobre los recuerdos.

Por no saber unirte a tanta carcajada
a veces notas algo del sabor de la sal.


Tarareo nocturno



Escucho tu respiración serena
en medio del latido de la noche
y al resguardo de aullidos que avisan a la vida
del mal que nos vendrá
del que yo te mantengo lo más lejos posible.

Cometeré el error
de dejarte el legado que evito transferir
como son mis temores absolutos
que me azogan al ver
lo vulnerable del recién nacido,
el sufrimiento de la gente chica.

Aunque estas son horas de apagar la luz última
que me dejé encendida
tras contarte ese cuento que hace que sueñes bien,
como también debieran
los niños que no pueden descansar.

«Sobre alas y armas», poemas de Juan Carlos González Caballero

Imagen by Syaibatul Hamdi

Por Akhen, Maestro armero

Por el amor del dios de los dolores,
por la conformidad del hombre acomodado,
por el gorgojo gordo de tanta sangre dulce,
por la queja infantil del roce de un zapato,
por el traje burgués de medias pintas,
por el oro perdido en unas pulcras manos,
por la savia indolente de un bosque de hormigón,
por la omisión que engrosa filas de falsos santos.

Por eso es menester que el mundo vea el horror
con la tinta del luto, piel, desnuda palabra,
que manche con sudor oscuro mentes planas.
Y por eso se os siente, lejos, en las antípodas
de cualquier egoísmo
o cosa parecida.


En el ring

Viniendo de esos ojos no supo conocer
la trampa sensorial unida al pestañeo
que fortalece la mirada helada
–aquilatada al paso de los años
en el club de la lucha–

En la boca del loco enamorado,
directos asestados por un par de alas negras
como abanicos que descubren poco
de la fiereza oculta del deseo;
una cadencia justa
para hacer de los sueños las caídas,
y de su día, el mejor amigo
que le espera en la esquina de la lona
y le trae a la vida sacándolo del KO.

Se hace más fuerte
una víctima que no quiere serlo,
que aprende pronto
y se torna en verdugo alguna vez.

Se profesionaliza hasta que le derriban
con un ascendente al mentón, cruzado,
su vocación de sparring
al que se le enseñan los diez números
que anuncian el final
de los jabs destinados a mantener distancias
entre los aspirantes
al título de rompecorazones.

«El sueño de un beso», «Efecto hotel», «Vendrás», tres poemas de Juan Carlos González Caballero

Hands by Jackson David

Tres poemas

El sueño de un beso

Me he encontrado en el cielo de la boca
un beso antiguo, tuyo, y el tropiezo
por el que mueren los amantes ávidos
de robarse los líquidos del cuerpo,
de entorpecerse la venida rápida
mutuamente, mordiendo el mismo anzuelo.

Te encontraba en el velo de la boca,
te encontrabas conmigo allí en el techo
hecho de ambos, sin luna y sin estrellas,
éramos luz bermeja de un recuerdo,
era el lenguaje de mi lengua trémula
apurando las mieles de tu verbo
que por dulces pensé que no eran malas,
que por buenas me hieren estos sueños.


Efecto hotel

Amarte fue como habitar hoteles,
con todo atornillado a paredes y suelos,
como estar de turista en una estancia estandarizada
de placeres con costes elevados
para mi pobre paz hambrienta de tu sexo.

Pero te amé.

La bipolaridad de tu mirada,
después de los vaivenes en un único olor de tactos húmedos,
me desahuciaba de tu mundo helado,
tu reino quieto de emociones quietas
y tus senos tapados de forma calculada.

Y yo, desnudo, viendo el vuelo de quien quiere
olvidarse muy lejos.
Y yo tan cerca, mientras mi lenguaje
me ahogaba la garganta.
Y tú te habías ido, ya no estabas
antes de darme cuenta.

Nunca fui el cliché que se conoce
por despertar deseos en mujeres.

Tú fuiste quien abrió la puerta de los vértigos,
iluminada con la luz azul
y alguna serenata
de las que matan suavemente al cómplice
con el paso del tiempo.

Me encontré dentro, me encontré feliz,
por un instante,
en el lugar más frío
que haya podido conocer un joven
sin experiencia.

Eras un corazón de piedra pómez
y de intemperie,
con poco espacio para el buen amor.


Vendrás

¿Vendrás desde el pasado con tu aroma de lirios,
como el perfume dulce de la flores que mueren
dejando sus estelas en la niebla noctámbula
al servicio y señuelo de tu copa caliente?

¿Vendrás así, ligera, como un aire de pompa
o el peso de burbujas que intrépidas me ascienden
al mostrarme tus piernas y su rubor abierto
para que yo me lance, desde mi sed que crece,
a la espuma de un tiempo que jamás volverá
y me rompa la calma tu cruz, siendo mi suerte?

Tendría que purgarme de hechizos, cada vez
que me embriagues los diques, te infiltres y me anegues.

«Sonidos», «¿Y luego?», dos poemas de Juan Carlos González Caballero

Compass by Ghinzo

Sonidos

Todos estamos hechos de sonido,
su ausencia, es un trueno que enmudece
el discurso de lenguas que perforan
el respeto y el tímpano de la santa paciencia.

Hay quienes llevan el silencio dentro
como hojas que caen en soledad
porque ya los parieron otoñales.

Y así me asumo, aunque a veces pruebe
a ver cómo resuenan los gritos que implosionan
cada vez más distantes,
casi lo suficiente, casi rozando el límite
que me separan de cualquier espectro.

Los callados tenemos la violencia
de la vida apresada en una cuenta atrás,
gota a gota,
hasta alcanzar el colmo.

¿Y luego?

Urge recoger todo rastro suyo,
todo vestigio de un trabajo sólido;
su amor, resumiendo.
Una revolución que nos conduzca
a los surcos de piel por los que transitaron,
a sus patios comunes de corrientes y pozos
como refrescos entre sol y sol.

Nos perdonan su muerte los que se van tan mudos
o los que no reciben tratamiento
o las víctimas de la soledad.

La lucidez de ellos
es ley y ejemplo del vivir sin treguas
que dejaron vacíos con precintos
y recuerdos que no prescribirán
¿Merezco ser el fruto?

Sus manos frías
nos mostrarán lo justo y lo pendiente,
lo inacabado
después del fin de todos los finales.